Plan de Ciberseguridad o Plan Director de Seguridad

La evolución tecnológica ha facilitado la automatización de la mayoría de las tareas que se desarrollan en una empresa, ya sea para desempeñar las funciones laborales de cada puesto, para la gestión administrativa o para almacenar la información corporativa y de los clientes.

Estos soportes digitales contienen gran cantidad de información delicada como bases de datos de clientes y empleados, pedidos y facturas o datos confidenciales. No importa el tamaño de la organización ni el modelo de negocio, los ciberdelincuentes aprovechan cualquier vulnerabilidad gracias al aumento continuo del malware, que desarrolla diariamente 230.000 modalidades nuevas.

Es de vital importancia proteger los soportes digitales, contar con una gestión de riesgos y tomar las medidas necesarias para proteger tu empresa ante cualquier tipo de delito cibernético. Para tomar decisiones acertadas hay que conocer y analizar los riesgos a los que se encuentra expuesta, fijando un plan de ciberseguridad o plan director de seguridad.

Qué es un plan de ciberseguridad para empresas

El plan de ciberseguridad es una hoja de ruta que planifica un conjunto de proyectos y acciones para reducir los riesgos relativos a la ciberseguridad de una empresa y proteger la información almacenada en el desarrollo de su actividad.

Desde que se realiza el análisis de la situación actual de la empresa hasta que se implantan las acciones, el plan establece varias fases basadas en los objetivos estratégicos de la organización. Así podrá garantizar su eficacia y aplicar el conjunto de políticas, medidas técnicas, legales y organizativas más adecuadas para proteger los soportes digitales que almacenan la información.

Para poner en marcha el plan director de seguridad es importante que todos los empleados o colaboradores de la empresa conozcan los procesos internos que se van a poner en marcha para implementar la estrategia de ciberseguridad a medida y las responsabilidades que tienen cada uno.

A menudo vemos cómo la mayoría de empresas no decide comenzar con estos procesos hasta que no ocurre un ciberataque o se pone en peligro directo la seguridad. Pero cuando esto sucede las consecuencias negativas que debe afrontar son desmesuradas, incluyendo grandes pérdidas económicas y de credibilidad, la desconfianza de los clientes, una mala reputación y trámites de carácter legal por la fuga de información confidencial tanto de la organización como de terceros.

Por ello es fundamental implementar a tiempo un plan estratégico de ciberseguridad que refuerce los sistemas informáticos, se adelante a problemas de seguridad futuros y controle quién accede a la información y cómo hacerlo con buenas prácticas.

Cómo implantar un plan de ciberseguridad

Para desarrollar un plan director de seguridad y poder implementar las acciones adecuadas de ciberseguridad hay que partir de una serie de puntos condicionantes;

  • Tamaño de la empresa. Pese a que tanto multinacionales como pymes y negocios pequeños deben estar protegidos, el plan variará dependiendo de su magnitud.
  • Sector de la empresa y tipo de información que trata. Hay sectores que tratan información más comprometida que otros y por múltiples soportes informáticos diferentes, por ejemplo la información confidencial tratada en un hospital.
  • Nivel tecnológico y madurez en el ámbito. Conocer como se desenvuelven en este ámbito los componentes de la empresa podrá determinar el plazo y la dificultad con la que se podrán llevar a cabo las acciones del plan.

Con un contexto claro y los factores principales que condicionan la empresa, se podrá proceder a las cuatro fases que engloba el plan de ciberseguridad para obtener los resultados deseados;

  • Análisis. Es importante conocer la situación actual en materia de ciberseguridad, qué se está haciendo y qué puntos se deben mejorar, además de conocer la estrategia de la organización, los proyectos e iniciativas, las previsiones de futuro y si tiene servicios TIC externalizados. Con todo ello se analizarán los riesgos, se detectarán las amenazas a las que está expuesta y se establecerán los controles a aplicar.
  • Definición. Concretar los proyectos e iniciativas que se deberán realizar para alcanzar un nivel de seguridad óptimo, clasificarlas por tipo de acción y priorizarlas según la urgencia, el tiempo y el esfuerzo que conlleven. Dirección será el encargado de la revisión del plan de ciberseguridad y una vez aprobada la versión final se comunicará a los empleados.
  • Implementación. Para comenzar con el proyecto debemos presentarlo a todas las personas implicadas para que conozcan los procesos a seguir, asignando responsables y coordinadores para cada acción establecida.
  • Verificación. Una vez realizada cada acción en concreto habrá que confirmar la consecución de los objetivos planteados y que las carencias o riesgos detectados en la auditoría han sido eliminados.

Contar con buenas prácticas de gestión de los riesgos cibernéticos es un aspecto esencial para detectar actividades sospechosas que puedan poner en riesgo tanto la información de la compañía como sus objetivos a corto y largo plazo. Protege tu empresa, a tus trabajadores y clientes, contacta con Hubler y te ayudaremos a implementar un plan de ciberseguridad a medida perfecto para tu empresa.

Plan de Ciberseguridad o Plan Director de Seguridad